Mar 28
Polinesia Francesa

VIAJAR A OCEANÍA: Las 8 islas que tienes que conocer en Tahití – Polinesia Francesa

Polinesia FrancesaSi estás pensando hacer un viaje a Tahití – Polinesia Francesa y no sabes porque isla decantarte, en el post de hoy espero sacarte de dudas.

Cuando se habla de Tahití te imaginas playas soñadas y paradisíacas, con suave arena blanca y palmeras con cocos, y en la realidad es que no estás demasiado equivocado.

La Polinesia Francesa nos ofrece 118 islas y atolones situados a medio camino entre Los Ángeles – California, unas 8 horas de vuelo, y Sydney – Australia.

Es un destino de postal perfecta y ofrece mucho más que el típico lugar para pasar la luna de miel.

Aquí os descubro un poco más sobre 8 de esas islas. Prepararos para la relajación total.

Tahití

Cuando llegas a la Polinesia Francesa, lo haces volando al aeropuerto internacional de Faa’a, en la isla principal de Tahití.

Tahití nos ofrece una atmósfera vibrante con su capital Papeete. La isla se divide en dos partes, la más grande que es Tahití Nui y la más pequeña que es la llamada Tahití Iti. Las opciones son muy variadas, visitar el museo de la perla o el museo Gauguin o el Jardín Botánico, se puede hacer snorkel o bucear en una laguna sorprendente, o hacer alguna excursión en 4×4 al interior de la isla para visitar cascadas épicas y exuberantes valles…

Huahine

No es difícil entender por qué Huahine es conocida como la Isla Jardín. La densa jungla tropical cubre gran parte de la isla, al igual que los bananales, los campos de sandías y las plantaciones de cocoteros. No hace falta decir que es un lugar perfecto para tomar muchas fotografías. Huahine está a 40 minutos en avión desde Tahití y en realidad son dos islas conectadas por un pequeño puente: Huahine Nui al norte y Huahine Iti al sur. En la parte norte es donde se encuentra el pueblo principal de Fare, es donde se lleva a cabo la mayor parte de la actividad de la isla, aunque a un ritmo encantadoramente lento. En esta isla podemos escoger entre playas de arena blanca, bucear, practicar snorkel, hacer kitesurf, caminar e incluso explorar una de las zonas arqueológicas más grandes de la Polinesia Francesa que se encuentra cerca del pueblo de Maeva.

Bora – Bora

Puedo imaginarme que al leer Polinesia Francesa la mayoría ha pensado en Bora Bora, suele ser lo primero que viene a la mente, haciéndonos soñar con bungalows aislados sobre el agua y playas escondidas, perfectas para una escapada. Pero Bora Bora es mucho más que una escapada romántica. La isla es en realidad un volcán, ubicado en una impresionante laguna rodeada de relucientes playas de arena blanca. La laguna está llena de vida marina y bien vale la pena ponerse una máscara de snorkel y unas aletas para explorarla. También puedes pasar un día callejeando por la ciudad principal de Viatape, explorando sus tiendas y descansando en sus bares y cafés locales. Está ubicada al noroeste de Tahití, está a menos de una hora en avión desde Papeete.

Tikehau

Es difícil no enamorarse de Tikehau, también conocida por la Isla Pink Sand. Este pequeño atolón consta de innumerables islotes de arena blanca y rosa perfectos para alejarse de todo. Tikehau, que significa “aterrizaje pacífico” es el hogar de una laguna formada por un anillo de coral, lo que significa que está lleno de vida marina a la espera de ser explorado. También se puede tomar una barca y visitar Motu Puarua en el extremo noroeste, un pequeño islote conocido como la Isla de las Aves y donde hay un aviario natural con numerosas colonias de aves marinas que anidan allí, incluido el raro Piquero de Patas Azules.

Taha’a

Se puede acceder a Taha’a desde la isla hermana Raiatea, es un corto paseo en barca, pero es una isla que aconsejamos no perderse en el viaje a la Polinesia Francesa. También conocida como la Isla Vainilla, en Taha’a crece cerca del 80% de toda la producción de vainilla de la Polinesia Francesa. Además de poder aprender todo sobre la vainilla, Taha’a ofrece la oportunidad de bucear en aguas tranquilas y ricas en vida marina. También es interesante la visita a Champon Pearl Farm para ver cómo se cultivan las famosas perlas de Tahití.

Raiatea

También conocida como la Isla Sagrada, es la segunda isla más grande de la Polinesia Francesa junto con Tahití. El nombre de Raiatea se traduce como “el cielo lejano” y se dice que es la primera isla de la polinesia que fue poblada. Comparte su laguna con Taha’a, lo que significa que si visitas una es fácil incluir la visita de la otra. Su laguna protegida la convierte en una de las mejores para navegar, pescar en alta mar, bucear… También se puede visitar Taputapuātea, un lugar de reunión sagrado “marae”, recientemente nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (2017).

Moorea

Moorea, junto con Bora Bora, es uno de los principales destino de lunas de miel en Tahití. Conocida como la Isla de los Artistas debido a la gran cantidad de artistas que viven en la isla, incluidos pintores, escultores, joyeros, tatuadores… Moorea también es ideal para practicar deportes acuáticos, desde el paddle boarding hasta el piragüismo y el kitesurf, gracias a los vientos alisios de abril a octubre. Bucear y practicar snorkel también son excelentes actividades para realizar en estas tranquilas aguas de la laguna rica en vida marina. También puedes encontrar el lado montañoso de la isla perfecto para practicar senderismo, ciclismo e incluso aventuras en 4×4.

Rangiroa

Conocida como el cielo sin fin, Rangiroa es uno de los atolones más grandes del mundo y el más grande de la Polinesia Francesa. La laguna del atolón es un paraíso para los buceadores y, de hecho, es tan grande que podría tragarse la isla principal de Tahití de un solo trago. Los sitios de buceo de clase mundial abundan, pero si estás interesado en pasar tiempo bajo el agua esta es tu isla, más de 200 motu (islotes) rodean la laguna, mucho de los cuales se pueden explorar o incluso aprovecharlos para hacer un picnic. Curiosamente, Rangiroa también tiene su propio viñedo y bodega, ubicada en el pueblo principal de Avatoru produce la única etiqueta de vino de la Polinesia Franciesa, Vin de Tahití.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y nuestro aviso legal y política de privacidad , pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies









captcha

Enviando este formulario, acepto la política de privacidad





captcha

Enviando este formulario, acepto la política de privacidad