Sep 19
Gran Barrera de Coral

La Gran Barrera de Coral

Gran Barrera de Coral

Ubicada frente a la costa de Queensland, la Gran Barrera de Coral es el sistema de arrecifes de coral más grande de la Tierra.

Se extiende sobre un área aproximadamente de unos 344.400 kilómetros cuadrados y comprende más de 2.900 arrecifes.

La Gran Barrera de Coral es Patrimonio de la Humanidad desde 1981, puede verse desde el espacio y es un ícono australiano a la par con Ayers Rock.

Es el hogar de más de 9.000 especies marinas (muchas de ellas en peligro de extinción) y genera aproximadamente 6 mil millones de dólares a través del turismo y la pesca cada año.

A pesar de su estatus como tesoro nacional, la Gran Barrera de Coral ha estado afectada, en los últimos años, por una serie de factores humanos y ambientales, entre ellos la pesca excesiva, la contaminación y el cambio climático.

En 2012, un documento publicado por las Actas de la Academia Nacional de Ciencias estimó que el sistema de arrecifes ya había perdido la mitad de su cobertura inicial de coral. Hoy, a raíz de dos desastres más recientes de blanqueamiento de corales, los científicos se están preguntando si la estructura más grande y única construida por los organismos vivos tiene un futuro.

La causa más común del estrés coralino es el aumento de la temperatura del agua. El coral blanqueado no es un coral muerto: si se revierten las condiciones que causaron el estrés, los pólipos pueden recuperarse.

Causas globales del blanqueamiento de corales

La principal causa de la decoloración de los corales en la Gran Barrera de Coral es el calentamiento global.

Los gases de efecto invernadero emitidos por la quema de combustibles fósiles (tanto en Australia como a nivel internacional) se han ido acumulando desde los albores de la Revolución Industrial. Estos gases hacen que el calor generado por el sol quede atrapado dentro de la atmósfera de la Tierra, elevando las temperaturas tanto en la tierra como en los océanos de todo el mundo.

A medida que aumentan las temperaturas, los pólipos de coral, como los que forman la Gran Barrera de Coral, se sienten cada vez más estresados ​​y, en última instancia, hacen que expulsen a sus zooxantelas.

Los efectos de los eventos de blanqueamiento de 2016 y 2017 se vieron agravados por el ciclón Debbie, que causó daños significativos en la Gran Barrera de Coral y la costa de Queensland en 2017.

Tras el desastre, los científicos predijeron que el Mar de Coral verá menos ciclones en el los próximos años, pero los que ocurran serán de una magnitud mucho mayor. Por lo tanto, se puede esperar que los daños causados ​​a los arrecifes ya vulnerables del área empeoren proporcionalmente.

Turismo

Sin embargo, si viajas a Australia, hay algunas áreas de la Gran Barrera de Coral a las que aún vale la pena echarle un vistazo. El tercio más al sur del sistema de arrecifes todavía está relativamente intacto, y las áreas al sur de Townsville escapan a lo peor de los recientes eventos de blanqueamiento.

De hecho, estudios del Instituto Australiano de Ciencias Marinas muestran que los corales del sector sur son notablemente resistentes. A pesar del aumento de los factores de estrés de la última década, la cobertura de coral en realidad ha mejorado en esta área.

Otra buena razón para visitarla es que los ingresos generados por la industria turística de la Gran Barrera de Coral sirven como una importante justificación para los esfuerzos de conservación en curso.

Si abandonamos el sistema de arrecifes en su hora más oscura, ¿cómo podemos esperar una resurrección?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y nuestro aviso legal y política de privacidad , pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies









captcha

Enviando este formulario, acepto la política de privacidad





captcha

Enviando este formulario, acepto la política de privacidad